ANFIBIOS DEL BOSQUE » Características, hábitat y alimentación

Advertisement

Los anfibios del bosque son un grupo de animales vertebrados que nacen, se crían y desarrollan bajo el agua, atravesando un proceso de metamorfosis para luego adaptarse a la vida terrestre pero sin desligarse totalmente del medio acuático, por ello, cuentan con branquias durante su etapa larvaria y en la adultez poseen pulmones para poder respirar.

Advertisement

Además son criaturas de sangre fría que no regulan la temperatura de su cuerpo, obligando a la mayor parte de especies a ocupar bosques tropicales u otros de climas cálidos, aunque existe una minoría que ha conseguido la manera de establecerse en áreas más frías como el bosque boreal o taiga.

Características de los anfibios del bosque

Advertisement

Considerados como unos de los más primitivos grupos de animales vertebrados que existen, los anfibios destacan por su desarrollo de dos fases, una extraordinaria habilidad para sobrevivir en dos biomas diferentes.

Asimismo, cuentan con increíbles características morfológicas que les permiten desenvolverse sin dificultad en el entorno acuático y el terrestre, por ejemplo, una piel carente de escamas, plumas o pelaje que les brinda la posibilidad de recibir oxígeno tanto del aire como del agua.

Por otra parte, es importante resaltar que estos animales del bosque solo respiran por medio de branquias cuando están en la fase larvaria (renacuajos).

En cuanto a sus ojos, son grandes, saltones y con pupilas verticales, horizontales o redondas, dependiendo de las especies (si son diurnas o nocturnas).

Al crecer, las extremidades de los anfibios también evolucionan en función de sus hábitos, dándoles capacidad para nadar, saltar o correr con facilidad.

Para ello cuentan con cuatro patas dotadas de cinco dedos en las dos posteriores y cuatro dedos en las anteriores, generalmente con una estructura palmeada que los ayuda a desplazarse bajo el agua, o almohadillas, para poder adherirse a superficies verticales como árboles u hojas.

Clasificación de los anfibios

Pese a que hay una enorme variedad en el mundo, los anfibios se clasifican en tres ordenes bien definidos, los anuros, caudados y ápodos.

Anuros: en este primer orden se encuentran todos aquellos anfibios del bosque que no tienen cola, en otras palabras, los sapos y las ranas.

Caudados: a diferencia de los anteriores, acá se integran los ejemplares que sí poseen cola, también conocidos como urodelos y son las salamandras y tritones.

Ápodos: este orden se constituye por los anfibios sin extremidades, llamados cecílidos y generalmente se hallan bajo tierra o entre las hojas del suelo.

Hábitat

El hábitat de los anfibios del bosque depende fielmente del orden del animal, ya que cada uno de ellos tiene características morfológicas que les impide establecerse en ciertos sitios.

En este sentido, es común que acostumbren estar en las zonas boscosas que tengan fuentes de agua de fácil acceso y con climas mayormente cálidos, así como una menor cantidad de biomas fríos.

Bosques que ocupan los anfibios

Tal como hemos mencionado, los anfibios son animales ectotermos, incapaces de regular su temperatura corporal, de allí que búsquen estar en ecosistemas de clima elevado siempre que tengan espacios donde desarrollar su “doble vida”. Veamos algunos ejemplos:

  • Bosques tropicales: principalmente los húmedos, son este tipo de ecosistemas donde se encuentra el número más alto de especies anfibias, pues poseen precipitaciones continuas que les garantizan el vital líquido durante todo el año, al igual que una temperatura ideal para sobrevivir. Acá se hallan miembros de las tres ordenes pero son las ranas las que más abundan.
  • Bosques del mediterráneo: en estos biomas donde conseguir agua dulce no significa mayores problemas, y el ambiente se mantiene a cómodos grados centígrados para los anfibios, también se hallan infinidad de criaturas pertenecientes a los tres grupos, con una gran presencia de anuros.
  • Bosque boreal: pese a ser de bajas temperaturas, aquí los anfibios aún son capaces de sobrevivir, y la vegetación de esta hábitat suele ser conífera. Un dato adicional es que hay pocas especies que extienden su área de distribución un poco más allá, es decir, a zonas aun más frías, como por ejemplo Siberia o en los espacios ubicados bien al norte de América, y son pequeñas poblaciones de ranas y salamandras con capacidad de hibernar.

Alimentación de los anfibios

La alimentación de los anfibios cambia a medida que se desarrollan, comenzando en la etapa larvaria con una dieta rica en materia vegetal.

Sin embargo, los renacuajos también ingieren pequeños animales bajo el agua, pero luego al crecer, pasan a consumir solamente carne. Los especímenes adultos se nutren generalmente a partir de insectos, aunque algunas especies como la rana toro o el sapo marino comen vertebrados de distintas clases (ratones, lagartijas, pájaros, entre otros).

Anfibios: criaturas con reproducción ovípara

La reproducción de los anfibios se caracteriza por darse a través de la postura de huevos (desarrollo ovíparo), y comúnmente es con fecundación externa.

Los anuros son los que principalemente realizan este tipo de fecundación. Para ello, deben coordinar la postura de los huevos y la fertilización, por lo que el macho se aferra firmemente sobre la hembra y va liberando su esperma progresivamente.

Por otra parte, hay algunas clases que gestan los huevos en el vientre materno y al hacer eclosión, paren crías vivas, es decir, son ovovivíparos.

Asimismo, esta minoría puede fecundar internamente, lo cual suele evidenciarse más en caudados como las salamandras, siendo los machos quienes liberan sacos espermatóforos y luego las hembras los introducen en su cloaca.

Principales depredadores

Entre los principales depredadores de los anfibios, destacan las aves zancudas y rapaces, algunos reptiles como las serpientes y mamíferos, sobre todo los mustélidos.

También hay casos particulares como el de la rana verde que tiene hábitos caníbales, atacando a renacuajos de su misma especie u otros miembros jóvenes.

Vale destacar que la vulnerabilidad de los anfibios depende de sus mecanismos de defensas, pues existen ejemplares que segregan sustancias tóxicas e irritantes para protegerse.

Anfibios más comunes del bosque

Si bien existe una enorme variedad de anfibios en todo el mundo, hay especies que solo habitan los bosques, y estos son los más comunes:

  • Ranas venenosas del bosque: una amplia variedad de especies que se pueden encontrar a gran escala en la espesa vegetación de los biomas tropicales.
  • Ajolote mexicano: una especie endémica de México que a diferencia de otras salamandras, pasa la mayor parte de su vida en el agua.
  • Sapo mehuín: esta clase de anuro se encuentra en peligro crítico y habita en delimitadas zonas de los bosques templados suramericanos.
  • Ranas de cristal: su piel es transparente y deja ver sus órganos internos. Ocupan las zonas boscosas nubosas del centro y el sur de América.
  • Rana de ojos rojos: habita los bosques tropicales del norte de América del sur, la zona central de dicho continente y el sur de México.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…