RANAS DE CRISTAL » Los anfibios transparentes del bosque

Advertisement

Las ranas de cristal son anfibios del orden de los anuros que viven en los bosques nubosos sur y centroamericanos, donde establecen su hábitat en el dosel de los árboles. Estos animales pertenecientes a la clase Amphibia, cuyos miembros se caracterizan por subsistir tanto en el agua como en la tierra luego de pasar por una etapa de metamorfosis, destacan gracias a la peculiaridad de poseer una piel extremadamente clara, la cual los hace lucir transparentes a tal punto que se pueden ver sus órganos internos.

Advertisement

Características de las ranas de cristal

Tal como hemos mencionado, entre las características principales de las ranas de cristal resalta su traslúcida piel, pero con una clara coloración verde.

Advertisement

Sus tonos también pueden variar un poco, pasando desde un matiz verdoso en todo el cuerpo, a uno con manchas de color blanco o amarillo.

Estos anfibios del bosque realmente son criaturas muy pequeñas, con una media de longitud que ronda los 2 y 3 cm de largo, además de algunas excepciones en las que alcanzan cerca de 8 cm.

Son criaturas de rostro ovalado, cabeza ancha, ojos de tamaño reducido y membranas timpánicas notablemente grandes, al igual que sus fosas nasales.

Las ranas de cristal pertenecen a la familia de los centrolénidos, conformada por más de 140 especies de estos curiosos anuros con piel transparente.

Curiosidades sobre su morfología

La morfología de las ranas de cristal hacen de ellas criaturas sumamente delicadas, pero, por otra parte, también implica un beneficio para los avances científicos.

La razón de ello es que su vulnerable y delgada piel permite observar el interior de estos animales para detectar y hacer seguimiento de enfermedades degenerativas como el cáncer, descartando la opción de intervenirlos quirúrgicamente.

Adicionalmente, las ranas de cristal tienen una capacidad única de reflejar los rayos infrarojos, lo cual supone, según los expertos, una posible medida de termoregulación.

En cuanto a otros de sus rasgos físicos distintivos, se encuentran sus ojos, que están diseñados para observar hacia el frente, mientras los de sus parientes arborícolas se posicionan lateralmente.

Hábitat de los anuros transparentes

Los anuros transparentes son animales de bosques húmedos ubicados en Centroamérica y biomas tropicales distribuidos al sur del mismo continente.

Se trata de especies que convierten el dosel boscoso en su zona de confort, comportamiento que los diferencia de otros individuos del mismo orden, los cuales tienen mayor presencia en la tierra.

No obstante, estas ranas siguen siendo anfibios del bosque, por tanto, no se desligan completamente del medio acuático ni el terrestre.

En este sentido, es común que se encuentren poblaciones considerables bordeando algún arroyo inmerso en la espesa vegetación, pero siempre en la cima de los árboles.

Comportamiento y alimentación de las ranas de cristal

Las ranas de cristal son nocturnas y acostumbran a mantenerse inactivas durante todo el día, haciendo uso de sus dotes de camuflaje para pasar desapercibidas.

Generalmente buscan un sitio cómodo para descansar sin preocuparse de ser víctima de algún depredador, para ello se colocan debajo de las hojas y aprovechan sus tonos verdes evitando que las detecten mientras esperan que caiga la noche.

Como la mayoría de los anuros, constituyen su alimentación de los insectos que cazan, además de otros arácnidos, es decir, una dieta de pequeños invertebrados.

Reproducción de los anuros transparentes

El proceso de reproducción de estos animales del bosque, inicia con unas vocalizaciones que realizan los machos a fin de atraer a las hembras.

Después del cortejo comienza la etapa del apareamiento, que se da sobre la hoja o roca en la que esté situado el macho.

El acto de fertilización ocurre de manera externa, por lo que el ejemplar masculino fecunda los huevos que pone la hembra, es decir, son ovíparos.

Vale destacar que cada hembra de los centrolénidos es capaz de depositar hasta un máximo de 30 huevos, que se quedan bajo el cuidado de su padre, quien además llama a otras compañeras para seguir reproduciéndose.

Eclosión y desarrollo

Como indicamos anteriormente, en estos anuros la madre abre paso para dejar el cuidado total de los huevos fertilizados bajo la responsabilidad del macho.

Cuando sucede la eclosión, caen los renacuajos directamente al medio acuático, de allí que las ranas de cristal frecuenten los árboles cercanos a los arroyos.

Una vez en el agua, los renacuajos comienzan la típica etapa larvaria para poder desarrollarse totalmente y adaptar su cuerpo a la vida terrestre.

Depredadores de las ranas de cristal

El camuflaje de unas ranas tan pequeñas impide a los posibles depredadores atacar a estos anfibios, sin embargo, sus embriones son vulnerables antes de eclosionar.

Las moscas son unas de estas amenazas, pues depositan sus huevos en los embriones de las ranas, naciendo más rápido y alimentándose de las posturas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…