SAPO MEHUÍN » Un anfibio de los bosques templados chilenos

El sapo mehuín, llamado también rana de Barrio, es un anfibio oriundo de los bosques templados lluviosos chilenos. Se caracteriza por tener una espalda punteada, la cual está asociada al aspecto verrugoso que de por sí define a este tipo de ejemplar, además, pasa por un estado de metamorfosis, donde la cría tiene el aspecto de una larva (renacuajo), después de convertirse en adulto adquiere su forma original de cuerpo robusto y ojos saltones.

Características

El nombre científico que recibe este animal del bosque es Insuetophrynus acarpicus. 

Pertenece al orden de los anuros, esto significa que no posee cola y cuenta con cuatro patas ideales para saltar.

Al igual que otros parientes cercanos al grupo de los anfibios, tiene columna vertebral. Su longitud alcanza los 55 milímetros de largo, y pesa alrededor de unos 25 gramos.

Presenta un tono marrón o verde en su cuerpo, que se camufla con elementos de su entorno. El hocico es corto y un poco rechoncho, esto último se refiere a que es grueso, pero no muy alto.

Hábitat del sapo mehuín

El sapo de mehuín se ubica en los bosques templados valdivianos de Chile, en estos espacios predomina un clima lluvioso, que a diferencia de los otros países de Sudamérica, sólo se haya en esta nación austral.

Esta zona guarda un importante papel en la historia de la biodiversidad de nuestro planeta, debido que formó parte del supercontinente de Gondwana hace más de 120 millones de año.

En este sentido, estas áreas boscosas tienen una gran cantidad de material genético entre vegetación y la fauna que allí aún se conserva, como el sapo mehuín.

Asimismo, este anfibio del bosque se moviliza cerca de la ribera de los ríos, aunque también descansa sobre los lechos de arroyo.

Sus cualidades morfológicas, hace que se desplazase en tierra, sin embargo, prefiere el área acuática. Es uno de los pocos anfibios que se ha adaptado a este tipo de bioma, donde se registran temperaturas frías en invierno.

Alimentación

Los hábitos alimenticios de este animal del bosque varían según su etapa de desarrollo, puesto a que en su estado larval consume plantas y vegetales.

Al alcanzar la adultez la dieta está basada en otros animales como: insectos, gusanos, arácnidos, caracoles, entre otros, pasando a la clasificación de carnívoro.

Reproducción del sapo mehuín

Existe poca información sobre la reproducción del sapo mehuín, sin embargo, al igual que otras especies de anfibios la reproducción de este animal es externa.

Durante la época de apareamiento, ocurre un hecho curioso y se relaciona con la formación de parches espinosos en las extremidades de los machos.

Asimismo, en la parte frontal de sus patas les aparece una serie de púas, que junto a los parches, lo ayudan a dar un abrazo nupcial a su pareja.

Según los expertos, este abrazo promueve a la hembra la estimulación necesaria para generar los huevos (fecundación externa), luego el macho deposita el esperma sobre éstos para el posterior desarrollo de las crías.

Depredadores del sapo mehuín

Entre los principales depredadores del sapo mehuín se encuentran las aves, mamíferos, reptiles, entre otros. Sin embargo, este individuo no se ha visto afectado tanto por estos animales, sino por la destrucción de su hábitat.

El sapo mehuín: una especie en peligro crítico de extinción

Como mencionamos en el apartado anterior, las zonas templadas chilenas, donde hace vida el mehuín, sufren secuelas de la desforestación desmesurada en manos del hombre.

La tala de árboles, el aprovechamiento maderero y de los recursos naturales en este tipo de biomas, han puesto en peligro la subsistencia del anfibio.

Otra de las causas se relaciona a la industrialización, así como el uso de los espacios para actividades de agricultura.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el Medio Ambiente alertó que los ejemplares se movilizan solo a diez kilómetros cuadrados de su hábitat natural, incluso ya no se encuentran en el área protegida.

Activan medidas para proteger al anfibio

Diversos programas educativos que involucran la participación de adultos y niños para la conservación del sapo mehuín han sido impulsados en las zonas rurales próximas a estos bosques.

Desde hace algunos años se ha venido trabajando para la preservación de esta antigua especie en colaboración de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) de Chile, en un proyecto denominado “Cero Extinción”, el cual incluye además el sapo Miguel.

Este plan ambiental apoyado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), integra también a comunidades indígena como la mapuche, que en 2018 afirmó su compromiso para velar por la protección de este curioso anfibio del bosque.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…