OCELOTE » Un cazador sigiloso de los bosques tropicales

Advertisement

El ocelote es un animal del bosque que resalta por la belleza de su hermoso pelaje amarillo con manchas negras, asemejándose a especies felinas como el tigrillo.

Advertisement

Su nombre científico es Leopardus pardalis, originario del continente americano, y es un mamífero del bosque, un carnívoro que ronda de manera solitaria en zonas donde abundan árboles con denso follaje.

Este animal, familia de los Felidae, suele ser un cazador sigiloso de los bosques tropicales. De por sí, el ocelote tiene cualidades interesantes que lo ayudan a ser un buen depredador, y en este artículo hablaremos de ello y otros temas relacionados a él.

Advertisement

Características más relevantes del ocelote

El ocelote es un animal mediano cuyas medidas pueden alcanzar alrededor de 50 centímetros de alto y 1 metro de largo, desde la cabeza hasta la cola.

Su pelaje amarillo con manchas negras es distinto en cada ejemplar, por lo que, al igual que el rostro o las huellas dáctilares en humanos, estas características ayudan a diferenciarlos entre sí. Sus orejas son negras con puntas blancas.

Cuentan con patas acolchonadas, un aspecto útil para reducir el ruido mientras se encuentran al acecho. Este sigiloso cazador se vale de los tonos de su piel para camuflarse entre la vegetación. Lastimosamente, los ocelotes son codiciados y cazados debido a la belleza de su pelaje.

Hábitat del ocelote

El ocelote habita en bosques tropicales donde hay ambientes húmedos y muchos árboles. La especie se halla al sur de los Estados Unidos y hacia el norte de Argentina, lugares donde su piel era muy comercializada.

El felino también habita en México, Costa Rica, Panamá, Brasil y Venezuela. En el caso de estos países, lo identifican como: tecuan, mojocuan, manigordo, jaguarcito o cunaguaro, respectivamente.

Los árboles con denso follaje son los espacios preferidos por estos mamíferos carnívoros, desde donde acostumbran a esperar cuando van a cazar a sus presas.

Comportamiento

Los ocelotes pueden coexistir con otros parientes como el jaguar y el puma, aunque suelen tener rivalidad con el yaguarundí y el tigrillo, por el tema de la comida.

Casi siempre se desplaza solo, sin la compañía de sus otros miembros. Pero si está buscando alimentos, en ocasiones lo puede hacer de forma grupal.

Este felino del bosque, es un mamífero nocturno, por lo que duerme de día en madrigueras ubicadas regularmente en troncos huecos. Les encanta estar sobre los árboles, y es que son excelentes trepadores que incluso cazan estando encima de las ramas.

Los expertos han comprobado que su visión es capaz de adaptarse dependiendo de la luminosidad que haya en el entorno que lo rodea.

Alimentos que consume el ocelote de bosques tropicales  

El ocelote se alimenta de roedores, ardillas, iguanas, conejos, lagartijas y hasta de aves, estas últimas las puede capturar gracias a la destreza que tiene trepando árboles.

La lista de animales que tiene en su menú es larga, pues también es conocido por consumir huevos de tortuga y pescados. Todas estas fuentes de alimentación le brindan los nutrientes necesarios para que el felino se encuentre en condiciones óptimas dentro de su hábitat natural.

Reproducción

Al igual que otras especies, la época de reproducción de los ocelotes es el período donde suelen estar juntos y vivir en pareja. Los machos tienen la oportunidad de copular con su sexo opuesto, en un tiempo que va de cuatro a seis días.

Concluido este lapso, cada uno se independiza nuevamente. El período de gestación de las hembras puede ser hasta de 85 días y paren entre uno o dos cachorros.

Las madres como siempre serán las encargadas de cuidar a sus crías hasta un máximo de dos años, asegurándose de que estén lo suficientemente preparados para valerse solos.

Especie protegida pero aún en peligro

Esta elegante especie se encuentra actualmente protegida por algunos países. Vale recordar que tiempo atrás el ocelote estuvo en peligro de extinción. El felino estuvo en la lista negra de animales asesinados para la comercialización de su piel, en las décadas de 1950 y 1970.

Tras la terrible situación a la cual estuvo sujeto el acelote, se activaron medidas de protección por el comercio internacional con esta especie en 1989.

No obstante, en la actualidad todavía existen desafíos que deben corregirse, los cuales ponen en riesgo la preservación de este ejemplar en las zonas boscosas donde reside.

Riesgos de su preservación

La actividad humana dentro del hábitat del mamífero hace pequeño su espacio, es decir, la tala de árboles en algunas zonas boscosas para trabajar la agricultura o ganadería, han afectado al animal.

Es por ello que el llamado general a todos es a tener conciencia y evaluar qué estrategias se pueden implementar para desarrollar la siembra, sin arruinar la vida del ocelote.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…