VENADO » Hábitat, alimentación y reproducción

Explorar nuestro planeta te ayudará a descubrir los animales más hermosos, curiosos y sorprendentes que habitan en él, como es el caso del venado, un mamífero de los bosques de Europa, Asia y América del Norte, proveniente de la familia de los cérvidos (Cervidae).

El venado, conocido también como “ciervo”, posee cornamentas que mudan cada año tras culminar la fase de apareamiento. Éstas reaparecen a los tres o cuatros meses después de su caída, aspecto que ha despertado el interés de la comunidad científica con respecto a la capacidad regenerativa de este animal.

En este sentido, mencionaremos todo lo relacionado a esta especie de mamíferos en cuanto a su hábitat, modo de alimentación y reproducción.

El venado: hábitat y forma de vida

El venado es un mamífero capaz de sobrevivir en bosques deciduos y semideciduos, como es el caso del “Caramerudo”. Este tipo de ejemplar se puede conseguir en el Centro de América, Estados Unidos, así como el Norte de Canadá y Sudamérica, pasando incluso por la Cordillera Andina hasta el oeste de Bolivia.

Este animal suele hacer sus recorridos en grupo, con un aproximado de 15 miembros; pero también optan por ir solamente en compañía de su pareja.

Su nombre científico es Odocoileus virginianus, y destaca por tener una cola blanca. Otros se encuentran situados en bosques tropicales.

El macho normalmente anda solo, al contrario de las hembras adultas que, en forma de rebaño, caminan junto a sus crías a fin de protegerse.

Cabe destacar que existe una líder que mantiene el orden del rebaño, es aquella que conoce el territorio y los desafíos que puede encontrar en la ruta. Asimismo, suelen ser territoriales, es decir, no permiten que otros grupos quieran entrometerse en su espacio.

¿Qué comen los venados?

Los venados normalmente ingieren plantas, tallos, hierbas, hojas y raíces, teniendo hábitos alimenticios distintos a los otros animales del bosque que consumen carne, por lo que se consideran herbívoros.

Aunque generalmente los ciervos encuentran comida en casi cualquier lugar, con la llegada del invierno y la reducción de la vegetación, muchos perecen, pues los mismos no acostumbran a migrar a otro sitio distinto de su hábitat natural.

En cuanto a otros periodos climáticos, optan por probar hongos, bayas de árboles, bellotas y hasta frutas. De hecho el venado come mucho debido a que su proceso digestivo es extenso, por ser un animal rumiante con estómago de cuatro cámaras.

Luego de ingerir los alimentos, el venado los regurgita para masticarlos de nuevo y completar el proceso digestivo. Según los veterinarios todo ello ayuda a que el animal consiga los nutrientes necesarios para subsistir. En este sentido, será normal verlo de noche tratando de localizar comida.

Cómo se reproducen los venados

Como cualquier otro mamífero, el venado (macho) busca a la hembra para aparearse, compitiendo con sus rivales y usando los cuernos contra sus adversarios para ganar y poder montarla.

La temporada de reproducción inicia a partir de octubre y culmina en el mes de enero del siguiente año, durante este período el macho trata de unirse sexualmente a un gran número de hembras.

Las peleas pueden realizarse durante varios días hasta haber un ganador. Un rasgo muy común al momento de la disputa es que el cuello del animal se ensancha.

El victorioso es quien copula con la hembra para luego esperar el nacimiento de las crías, que comúnmente son entre una o tres. Esto ocurre después de los siete meses de gestación.

Tras su llegada al mundo, los pequeños son lentos, sin embargo, pueden caminar a pocas horas de su nacimiento sin dificultad, adaptándose así a su hábitat. La madre vela por su protección y alimentación durante dos años, hasta ser capaces de valerse por sí mismos.

Algunos especialistas aseguran que los cachorros reconocen de forma inmediata a su progenitora, es por eso que se irán familiarizando con los mecanismos de seguridad que ella implemente, como escondites en arbustos o cuevas.

Características del venado de los bosques

Existen varios tipos de venados, aunque muchos de éstos presentan características similares, destacando por tener un pelaje corto y un elegante cuello delgado.

El macho se reconoce por sus cornamentas de hueso sólido, cubiertas por una especie de piel aterciopelada, pero en algunos casos estos cuernos son pequeños. Los machos suelen pesar más que las hembras. Algunos tienen un paladar rígido, sin dientes superiores, pero sí con los inferiores.

En esta categoría se pueden ubicar unos con tono negro en las patas y hocico, y otros que tienen pelaje pardo con una mancha blanca sobre su cola.

Estos animales se encuentran en peligro de extinción, tras la caza humana descontrolada que solo busca comercializar su piel, es hora de seguir cuidando y preservando esta valiosa especie que ha ido evolucionado con el paso del tiempo y que podría desaparecer del globo terrestre si no tomamos conciencia.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…